Las figuras de Buda, a parte de estar de moda, son una forma perfecta para crear un ambiente único y energía positiva en cualquier estancia de la casa o el jardín.

Seguramente ya te has acostumbrado a verlo en multitud de casa, oficinas, bares o terrazas. Ya sea por creencia o por gusto decorativo, cada vez es más frecuente ver una figura o lienzo de Buda en cualquier parte.

En la decoración colonial, como efecto de la influencia de las colonias del Lejano Oriente, es habitual encontrarse representaciones de budas en su temática. En este post del Albir Colonial queremos aprovechar para hacer una pequeña introducción sobre la figura e historia de Buda, y aportar unas cuantas ideas para decorar tu hogar con una figura budista.

Historia

La palabra Buda proviene del sánscrito y significa “iluminado”, y se usa tanto para referirse al Buda original como a aquellas personas que alcanzan la verdadera sabiduría. Significa “alguien que está despierto” en el sentido de haberse “despertado a la realidad”.

Según la tradición budista, el verdadero Buda, también llamado Sidarta Gautama o Buda Gautama, fue un sabio nacido en la antigua república Sakia (en las derivaciones del Himalaya), al sur del Nepal, al inicio del período de Magadha (546-324 a.C). Las doctrinas de Buda fundaron el budismo durante los siglos V y VI a.C.  A partir de entonces se extendió por Asia, llegando a convertirse en una de las religiones más importantes en zonas como Japón, Tailandia o Tibet, siendo en la actualidad una de las más importantes del mundo.

El príncipe Buda vivía en su ostentoso y lujoso palacio, hasta que un día, descontento con su inutilidad de vida, abandonó su palacio y se unió a los monjes brahmanes para convertirse en un asceta errante y encontrar así respuestas al sufrimiento universal. Su paso por el monasterio no dio frutos y decidió marcharse para encontrar su propio camino.

Una noche de luna llena decidió sentarse bajo una higuera sagrada en Uruvela, a orillas de un afluente del río Ganges, dispuesto a no moverse hasta alcanzar el verdadero significado. Finalmente obtuvo la iluminación y dedicó el resto de su vida a predicar el dharma.

 

Significado

En sus diversas representaciones, solemos ver Budas delgados o de figura voluminosa, sentados sobre sus piernas en actitud meditativa, con túnica o sin ella, sosteniendo diversos objetos o realizando mudras con las manos. Hay algo, sin embargo, que se mantiene constante: la sensación de plenitud imperturbable. Es por eso, que el Feng Shui desde tiempos remotos, adoptó la imagen de Buda como símbolo de energía positiva.

Podemos encontrar estatuas de Buda en diferentes posturas, denominadas mudras. Los significados de las estatuas budistas difieren dependiendo de la postura de las manos. No obstante, todos ellos hacen referencia a la protección, armonía y meditación.

Si tiene la mano derecha levantada con la palma hacia afuera, simboliza la paz y su establecimiento. Los 5 dedos tratando de alcanzar el suelo hacen referencia a la iluminación del Dios. Por el contrario, si tiene ambas manos sobre el regazo, simboliza sabiduría. Y por último, si forma dos círculos con ambas manos están simbolizando la rueda de la vida.

  

 Figuras de Buda para el jardín

Las figuras de Buda gozan de una gran popularidad como decoración para jardines para crear una fuente de armonía. Por norma general, cuando se representa la figura de Buda en la naturaleza, esta suele ir acompañada de una flor de loto, pues esta hermosa flor es símbolo de pureza y claridad.

Está claro que en Albir Colonial nos apasionan los budas, ¡no tienes más que pasarte por nuestras tiendas para verlo!

En nuestro catálogo encontrarás cientos de figuras de Budas de la mejor calidad, con materiales resistentes y un cuidado por los detalles que solo los mejores artesanos pueden conseguir. Desde estatuas zen de madera hasta pequeñas figuras hechas con piedra. En Albir Colonial tienes una estatua para cada rincón y estilo.

Deja que la paz y armonía características del budismo lleguen a tu casa y que la filosofía zen llene tu espacio vital.